Como Sembrar Mandarinas en Casa

Como Sembrar Mandarinas en Casa

Las mandarinas son cítricos apreciados por su sabor dulce y jugoso, además de ser una excelente fuente de vitamina C. Cultivar mandarinas puede ser una actividad gratificante tanto a nivel comercial como doméstico. A continuación, te proporcionamos una guía detallada sobre cómo sembrar y cuidar mandarinas, desde la preparación del terreno hasta la cosecha.

Preparación del Terreno

  1. Selección del Lugar: Las mandarinas necesitan un lugar soleado con al menos 6 horas de luz solar directa al día. El sitio debe tener buen drenaje para evitar el encharcamiento, que puede causar pudrición de raíces.
  2. Tipo de Suelo: Las mandarinas prefieren suelos ligeramente ácidos a neutros, con un pH entre 6.0 y 7.5. Realiza un análisis de suelo para ajustar el pH si es necesario.
  3. Preparación del Suelo: Mejora la fertilidad del suelo incorporando compost o estiércol bien descompuesto. Ara el suelo a una profundidad de 30-40 cm para facilitar el desarrollo de las raíces.

Selección y Preparación de Plantas

  1. Variedades de Mandarinas: Existen diversas variedades de mandarinas, como la Clementina, Satsuma y Dancy. Elige una variedad que se adapte bien a tu clima y condiciones locales.
  2. Plantas Injertadas: Es recomendable adquirir plantas injertadas de viveros de confianza. Las plantas injertadas son más resistentes a enfermedades y suelen producir frutos de mejor calidad.

Plantación

  1. Época de Plantación: La mejor época para plantar mandarinas es a principios de primavera o en otoño, cuando las temperaturas son moderadas.
  2. Espaciamiento: Deja un espacio de 4-6 metros entre cada árbol para asegurar suficiente espacio para el crecimiento de las raíces y la copa.
  3. Preparación del Hoyo de Plantación: Cava hoyos de aproximadamente 60 cm de profundidad y 60 cm de ancho. Esto proporcionará espacio suficiente para que las raíces se expandan.
  4. Plantación: Coloca la planta en el hoyo de manera que el injerto quede por encima del nivel del suelo. Rellena el hoyo con tierra y presiona suavemente para eliminar las bolsas de aire. Riega abundantemente después de plantar.

Cuidados del Cultivo

  1. Riego: Durante el primer año, riega las plantas jóvenes regularmente para mantener el suelo húmedo pero no encharcado. Los árboles establecidos necesitan riego profundo cada una o dos semanas, dependiendo de las condiciones climáticas.
  2. Fertilización: Aplica un fertilizante balanceado (N-P-K 10-10-10) tres veces al año: en primavera, verano y otoño. Sigue las instrucciones del fabricante para evitar sobre-fertilizar.
  3. Mulching: Coloca una capa de mulch (paja, hojas secas, etc.) alrededor de la base del árbol para conservar la humedad del suelo y controlar las malezas. Evita que el mulch toque el tronco para prevenir enfermedades.
  4. Poda: Realiza podas de formación y mantenimiento en invierno o principios de primavera. Elimina ramas muertas, dañadas o que se crucen. Mantén el centro del árbol abierto para mejorar la circulación de aire y la penetración de la luz.
  5. Control de Plagas y Enfermedades: Monitorea regularmente los árboles para detectar plagas comunes como los ácaros y la mosca blanca, así como enfermedades como el cancro de los cítricos. Usa insecticidas y fungicidas apropiados y sigue las prácticas de manejo integrado de plagas.

Cosecha

  1. Madurez de las Mandarinas: Las mandarinas están listas para cosechar cuando alcanzan un color naranja brillante y se desprenden fácilmente del árbol con un leve tirón.
  2. Método de Cosecha: Cosecha a mano para evitar dañar los frutos. Usa tijeras de podar para cortar el tallo si es necesario.
  3. Almacenamiento: Las mandarinas frescas pueden almacenarse en el refrigerador por varias semanas. Para una conservación más prolongada, considera procesarlas en jugos, mermeladas o congelarlas.

Conclusión

El cultivo de mandarinas puede ser una actividad placentera y productiva si se siguen los pasos adecuados. Desde la selección del sitio y la preparación del suelo hasta la cosecha y el almacenamiento, cada etapa del proceso es crucial para obtener una buena producción. Con el cuidado y la atención necesarios, disfrutarás de una abundante cosecha de mandarinas deliciosas y nutritivas año tras año.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *